Recomendaciones para cuidar la salud en cuarentena.

Estimada familia:

Todos vivenciamos esta situación de tener que encontrarnos aislados, en cierto modo, ante la presencia de una emergencia sanitaria, muchos tuvimos que dejar nuestros lugares de trabajos para continuar con ellos a distancia —algo para lo cual no todos estábamos preparados—, otros tuvimos que modificar los hábitos laborales, no hay escuelas, actividades recreativas y tampoco club ni deportes.
Nuestras familias pasaron a convivir más tiempo del de costumbre, en situaciones que alteran ritmos cotidianos, hábitos y rutinas.

En el área de Salud Mental de las distintas dependencias de gobierno, están haciendo circular a los equipos de salud recomendaciones para la atención de la población y su situación ante esta eventualidad de cuarentena.
Para mantener criterios mancomunados, retomamos estas sugerencias para hacerlas extensivas a toda la comunidad Vistalba.

Desde que empezó el aislamiento, es posible que podamos sentir distintas emociones y sentimientos negativos, pero tranqui, es normal y es algo a lo que todos y todas nos afecta.

• La Pandemia se nos presenta como una interrupción brusca en nuestra vida y actividad cotidiana.
• Puede generar incertidumbres (¿Hasta cuándo va a durar esto?).
• Ansiedades (¿Nos quedaremos sin alimentos? ¿Podré ver al resto de mi familia/amigos?).
• Miedo al contagio (Me voy a contagiar de todos modos).
• Bronca (¿Por qué siguen saliendo a la calle?, ¿no entienden que se tienen que quedar adentro?).
• Sensación de encierro (Quiero salir a la calle, a correr al parque, a encontrarme con amigos).
• Indefensión (¿Quién me cuida? ¿No hay vacuna para esto?).
• Omnipotencia (No soy población en riesgo, hoy hago una juntada con amigos en casa).

Estas situaciones nos generan sobrecarga emocional y estrés, lo cual nos lleva a sentimientos y actitudes por las cuales nos desconocemos y esto nos altera un poco más.

Podemos experimentar:

• Irritabilidad
• Cambios bruscos en el humor
• Ansiedad
• Hiperactividad
• Dificultades para conciliar el sueño y descansar
• Angustia
• Enojo
• Necesidad de hacer algo y dificultades para detenerse
• Respuestas exacerbadas ante el entorno.

¡Cuidarse y cuidarnos!

● Evitá la exposición excesiva a las noticias. Es conveniente actualizar tu información solo una o dos veces al día en un mismo horario y por un lapso razonable de tiempo.
● Si tenés alguna duda buscá información precisa de fuentes confiables.
● Limitate a leer solo información oficial.
● Mantené hábitos saludables, te recomendamos ingerir 2 litros de agua diarios, alimentación balanceada y realizá actividad física al menos tres veces a la semana en las condiciones que puedas.
● Incrementá las medidas de autocuidado si tenés alguna enfermedad crónica.
● Es importante durante el aislamiento promover el establecimiento de rutinas que organicen la cotidianeidad.
● Organizá horarios de actividades y de descanso.
● Distribuí el tiempo de las tareas, que no siempre sea “un domingo” o un “continuo día laboral”. Dale tiempo al ocio —leé un libro, escuchá música, mirá una película, etc.—, la recreación y el descanso, está permitido.
● Recordá que esta es una situación transitoria; mirá la posibilidad de realizar otras actividades pendientes en el hogar o con tu familia; es importante utilizar recreativa y productivamente el tiempo.

Familias con niñas/niños y adolescentes:
● Recuperá juegos en familia (juegos de mesa, de cartas, tuti fruti, búsqueda de tesoro en casa, etc.).
● Si cuentan con patio o balcón, pensar en actividades de acuerdo al espacio (construir una rayuela, saltar a la soga, hacer una pista de autos en el piso, cuidar las plantas, etc.)
● Manejar con ellos horarios vinculados a su rutina diaria, que no duerman hasta pasado el mediodía o se acuesten a altas horas de la madrugada.
● Poner horarios para las actividades escolares, que no sea un continuo de “como si estuviera en el colegio”.
● Leer cuentos, contar historias familiares.
● Que se contacten telefónicamente con sus abuelos y tíos, que conversen sobre lo que han hecho, cómo se sienten, que a ellos también les puedan consultar por las tareas escolares. Decirle al familiar que se lo extraña no está mal, y es importante rescatar que esto será temporal.
● Pero, sobre todo, transmitirle que están para cuidarlos y cuidarse entre todos, y lo temporario de esta situación.

Familias con adultos mayores
● Son los que se sienten más amenazados desde la difusión de información por los medios de comunicación.
● Si son convivientes, mantener las normativas de prevención (lavado de manos, distancias, higiene, etc.) y atención a posibles manifestaciones sintomáticas.
● Contenerlos que esta situación es pasajera, que cuidándose entre todos se saldrá adelante.
● Incluirlos en las actividades familiares, darles tiempo para su descanso y rutinas dentro de casa.
● Si no son convivientes, la llamada diaria, el diálogo con hijos y nietos los reconforta.
● Que mantenga su rutina dentro del hogar, que se cambie, que se arregle.
● Mantener los horarios de sueño habitual.

La distancia social no quiere decir romper lazos

Seamos conscientes de la potencia de lo vincular y de lo colectivo y de la fuerza de cuidado que los sistemas de solidaridad pueden desplegar.

La mejor vacuna ante esta pandemia es la responsabilidad y el compromiso de cuidarse, y cuidarse por el otro.

Podemos y debemos estar presentes (aún a distancia) con los demás, mediante llamadas, mensajes. No estamos solos.

Podemos construir una “comunidad de cuidados” también en la virtualidad.

¡Y recordá!

❖ Consultá de forma inmediata ante la presencia de fiebre y síntomas respiratorios (tos, dolor de garganta o dificultad respiratoria)

❖ No te automediques, no subestimes ninguna manifestación clínica. Se recomienda que la primera consulta sea a través de la atención telefónica para disminuir el riesgo y organizar la consulta posterior.

❖ Estate atento a vos y a tus seres queridos (los presentes y los que se encuentran a distancia): si manifiestan un cambio importante en el modo de actuar en relación con su forma de ser anterior a esta situación, si el malestar o estrés le impiden realizar tareas habituales, si pierde la capacidad de disfrutar o su estado de ánimo se altera notablemente, no dudés en buscar el apoyo de un profesional de la salud mental.

El Estado provincial y nacional han adoptado una serie de medidas en todas las áreas de gobierno destinadas a paliar la emergencia sociosanitaria. Esta situación es de carácter temporal y transitorio, así como las medidas tomadas. Si entre todos respetamos las medidas de “quedarnos en casa”, será mejor controlado este escenario y volveremos a desarrollar nuestras actividades habituales cuando la situación de emergencia haya finalizado.

Esta situación la transitamos en comunidad, y la comunidad de Vistalba también está presente.

Material recopilado de:

 Red PROSAMIC, de la Dirección de Manejo de Emergencias Sanitarias y Catástrofes, Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires.
● Recomendaciones de Salud Mental para los equipos de salud por la pandemia COVID-19- Dirección de salud Mental y Adicciones- Ministerio de Salud de la Nación.
● Recomendaciones para equipos de salud mental en el marco de los equipos de salud ante el COVID- 19. Subsecretaría de Salud Mental, consumos problemáticos y violencias en el ámbito de la salud pública -Ministerio de Salud Provincia de Buenos Aires.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: